Nuccio Ordine, in memoriam de un gran escritor, docente y militante del humanismo contemporáneo, que mucho puede aportar a la PEDAGOGÍA.py

El sábado 10 de junio de 2023, en Cosenza, Calabria al sur de Italia, falleció a los 64 años, uno de los mayores expertos en Giordano Bruno y el Renacimiento, el pensador, escritor, ensayista y divulgador: Nuccio Ordine [18 julio 1958 – 10 junio 2023]. Este militante del humanismo contemporáneo es el autor de ese maravilloso libro titulado “La utilidad de lo inútil: Manifiesto” y de innumerables obras y artículos de diálogo con la realidad actual, a partir de la formación del ser humano y la vida académica en el ámbito universitario. Este profesor universitario tiene mucho que aportar al actual proceso de reconstrucción de la PEDAGOGÍA.py

Redactado por @MiradasPedagogicas.py740_305 | 27-octubre-2023

Conceptos Claves: Didáctica – Humanismo – Nuccio Ordine – Tecnología – Universidad

1. Algunos apuntes sobre el aporte de Nuccio Ordine a la formación humana

Hay personas que logran hacer de aquello que disfrutan y gozan su profesión, medio de vida y su ámbito de realización personal, este es el caso de Nuccio Ordine.

Este intelectual italiano, supo encontrar en las conversaciones con los demás, en la lectura y en la escritura, motivos para avivar su curiosidad, mantenerse inquieto y, sobre todo, para apasionarse, cognitiva y emocionalmente, por todo aquello que hace al acervo de la creación humana.

Ordine creía profundamente en el valor de la dignidad del ser humano y en que el ser humano forma al ser humano, en contextos pedagógicos y con intencionalidades significativas, como alguna vez afirmó Kant[1].

1.1. Clásicos, formación cívica y desarrollo humano integral

Esta pasión, lo llevó a amar a la Universidad, la cual le permitió el contacto cotidiano con lo universal y lo diverso, animándole a escribir obras maravillosas como L’utilità dell’inutile: Manifesto “La utilidad de lo inútil: Manifiesto[2] y Classici per la vita: Una piccola biblioteca ideale “Clásicos para la vida. Una pequeña biblioteca ideal[3].

Dos libros que son «imperdibles» porque recogen la reflexión madura, aguda y crítica de Ordine; ensayos que sistematizan su mirada del mundo actual en sintonía, por ejemplo, con la obra de Martha Nussbaum[4] o de Yuval Noah Harari[5], con los cuales coincide en reivindicar la necesidad de una Educación Superior que se ocupe de la formación cívica de los estudiantes, como parte de una acción democrática – académica orientada al afianzamiento de un pensamiento riguroso que esté al servicio del desarrollo integral de los seres humanos y, que contribuya efectivamente al bienestar social de todos y todas, sin excluidos ni marginados[6].

1.2. Una Universidad que va más allá de la empleabilidad del egresado

A partir de su producción intelectual y de su experiencia docente en las universidades de Calabria, Harvard, París y Berlín, Ordine supo fundamentar la hipótesis de una formación universitaria «no anclada» en los estereotipos pragmáticos que funcionan como telón de fondo de las «licenciaturas unidireccionadas hacia un determinado puesto laboral». Esta «hipótesis» se basa en el supuesto de que toda trayectoria educativa debe estar conectada con la vida; «vida» de la cual forma parte el trabajar, al igual que el tener amigos, un hobby o disfrutar de una buena serie.

Ahora bien, esta diversidad deja ver que la persona no existe únicamente para ser empleado o jefe, sino que los hombres y mujeres son complejidades que no pueden ser contenidas en un solo aspecto de la realidad humana, aunque tener un empleo sea vital para garantizar el sustento, la salud y la educación[7]. Entonces, dentro de este enfoque, la Universidad contribuye a desarrollar competencias propias de un profesional y, simultáneamente, abre la mente de los estudiantes al placer de pensar, comprender, amar, ser curioso y sentirse atraído por el saber, más allá de que éste signifique una retribución económica o el acceso a algún tipo de beneficio social[8].

1.3. La herencia de la “Allgemeinbildung” de Wilhelm von Humboldt

En esta línea, Nuccio Ordine adhiere a un modelo de formación universitaria desarrollado por Wilhelm von Humboldt, a inicios del Siglo XIX, a partir de la idea de “eine gute Allgemeinbildung” [una buena formación general de base][9]. Este encuadre se basa en un principio muy sencillo: cuanto más amplia es la base de una buena cultura general, más posibilidades tiene la persona de desarrollar herramientas que le permitan tener éxito en un rango mayor de ámbitos de su vida y, al mismo tiempo, acercarse a la mejor versión de si mismo.

Una perspectiva como esta es interesante, especialmente, en una época como la presente, donde Internet se ha convertido en una inmensa puerta de acceso a la mayor biblioteca de la historia humana; por cuyos pasillos, salas de lectura y archivos, se pueden pasear las personas, guiadas por su curiosidad, su libertad y sus intuiciones, dejándose llevar por las interconexiones neurocognitivas que son posibles desde lo que cada uno puede llegar a descubrir o a imaginarse[10].

1.4. El valor de la docencia en la formación humana

Ahora bien, en la cosmovisión de Ordine, el aprender no es una actividad solitaria o endogámica, ya que el saber no sirve por sí mismo y sólo vale si se puede hacer algo con él, porque para saber hacer, antes se tiene que saber y, en este proceso la escuela, la universidad, los docentes y los colegas del pupitre de al lado, son fundamentales y, este principio hace que Ordina, cada año, les lea a sus alumnos y alumnas la carta que Albert Camus le escribió a su maestro de la primaria cuando recibió el Premio Nobel de Literatura en 1957[11]:

Querido señor Germain:

He esperado a que se apagase un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, la mano afectuosa que tendió al pobre niñito que era yo, sin su enseñanza y ejemplo, no hubiese sucedido nada de esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y le puedo asegurar que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso continúan siempre vivos en uno de sus pequeños discípulos, que, a pesar de los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido.

Le mando un abrazo de todo corazón.

Albert Camus

Esta puesta en valor de la docencia, al estilo de Camus, tiene su origen en la propia experiencia de vida de Nuccio Ordine, dado que su infancia transcurrió en un pequeño pueblo del sur de Italia, donde no había escuela, sólo una maestra que había convertido la sala de su casa en un plurigrado, al que él asistió hasta el día en que, al fin, pudo ir a una institución educativa pública, un lugar en el cual él sintió que estaba «donde tenía que estar»[12].

1.5. La Universidad más allá de los modelos de “Fast Food”

Esta experiencia de plurigrado rural, de escuela pública y de realización personal en un aula, consolidó en Nuccio Ordine su convicción sobre el valor intrínseco de las humanidades, la cultura y la «Allgemeinbildung» [formación general] frente a los «paradigmas educativos comerciales» y la sobreestimación del dinero o el poder político como único valor social[13].

Ordine, más de una vez, se reafirmó en la postura de que amplios sectores de la Educación Superior han traicionado en sus aulas, con unas propuestas curriculares “Fast Food”, al «ethos» universitario de la «universitās magistrōrum et scholārium», “comunidad de profesores y académicos”,donde se buscaba generar conocimiento[14]. En reemplazo de la «universĭtas, -ātis» se han armado shoppings de burocracia exprés, hipermercados de ofertas baratas y autoservicios de cursos de salida laboral rápida[15].

1.6. Popularizar la universidad no significa bajar la calidad académica

Sobre este último punto, dado el conocimiento que tenía Ordine de la Educación Superior en Colombia y Brasil, donde periódicamente desarrollaba diferentes seminarios, él se animó a opinar sobre un falso concepto de expansión de la oferta universitaria en Sudamérica.

Concretamente, su llamado de atención tenía que ver con la falsa idea de que popularizar la universidad signifique construir «aularios» sin laboratorios y bibliotecas, ofreciendo en estos campus carreras cortas de rápida inserción laboral y, baja exigencia en la presencialidad, calidad de los trabajos prácticos, lectura de textos académicos, participación en clase o, peor aún, en la eliminación de la evaluación de término [trabajos finales, mesas examinadoras, informes de lectura, tesinas o exposiciones][16], todo bajo el prejuicio de que a los sectores populares no se les podía «pedir tanto».

Dicho de otra manera, Ordine no está de acuerdo con este «facilismo subestimador», por el contrario, basado en su propia experiencia de vida, como hijo de una madre analfabeta, como un calabrés nacido en un hogar pobre sin libros y como ex trabajador-estudiante advenido a profesor de Literatura Italia, siempre defendió que los que menos tienen económicamente, más pueden dar intelectual y pasionalmente en el aula de la Universidad; lógico, sin que esto implique que el Estado obvie su deber constitucional de  garantizarles a todos y a todas el acceso a sus Derechos[17].

1.7. Los pobres también tienen derecho a una vida universitaria

En este sentido, Nuccio Ordine hablaba de la necesidad de que, por medio de becas u otras medidas compensatorias, los estudiantes provenientes de los sectores más populares de la población, puedan acceder a su Derecho de vivir una “experiencia universitaria» plena, es decir, que puedan asistir a las clases, desde luego, pero, también, que dispongan de las condiciones necesarias para investigar en la biblioteca, compartir un almuerzo en el comedor universitario, recibir tutoría de los profesores, asistir a actividades, artísticas y científicas, organizadas por el claustro docente o los gremios estudiantiles[18].

Sin todo esto, es muy posible que los estudiantes tengan una vivencia parodiada de la Universidad, tipo «hagamos nosotros como que te ofrecemos una formación universitaria y vos hacé como que sos universitario». Lógicamente, esta «parodia» aumenta las estadísticas gubernamentales, pero, simultáneamente, deprecia el valor del título universitario. Dicho de otra forma, en la voz del propio Ordine: “Toda la cadena de la enseñanza se ha puesto al servicio del llamado crecimiento económico, de las exigencias del mercado y de las empresas”. “Se hace creer a los jóvenes que es necesario estudiar para aprender un oficio y que el éxito se mide por la cuenta bancaria”. “Los profesores no pueden ser managers ni promotores de negocios”. “Las escuelas y las universidades no pueden ser empresas que venden diplomas. Los estudiantes no pueden ser clientes”[19].

1.8. La necesidad de recuperar los tiempos de la vida académica

La postura expresada al final del párrafo anterior, llevó a Ordine a desarrollar una línea de investigación propia sobre la calidad y pertinencia de la Educación Superior. Su estudio se basó en la exploración del talento humano a partir de la puesta en valor de la imaginación, la fantasía y la intuición como prolegómenos y catalizadores de la razón científica y humanista que está en la base de la vida universitaria[20].

Una de las derivaciones de esta producción intelectual fue su hipótesis sobre la imperiosa necesidad de comprender que “el conocimiento, las relaciones humanas y nuestro vínculo con la vida necesitan sobre todo de «lentitud»”[21]. El otro supuesto que desarrolló fue el de la «paradoja de la soledad en red», la cual se expresa como una crítica a la IA que es usada como «atajo» y no como «potenciador» del conocimiento humano, lo cual deriva en la creciente carencia de salud emocional, creatividad y pensamiento crítico en las aulas universitarias, en ese sentido él afirmó “Es evidente que la sociedad virtual crea nuevas formas de soledad, lo cual es una auténtica paradoja de nuestra época, porque estamos más conectados que nunca pero resulta que estamos solos. Tenemos la ilusión de estar relacionados, pero una relación virtual no puede ser una buena relación, es una forma de relación vacía”[22].

1.9. ÍTACA

Nuccio Ordine, en sus clases y en sus libros, solía recurrir a una «literatura inspiradora», en este sentido, él solía usar uno de los poemas de Konstantinos Petrou Kavafis (1863 – 1933), quien fue un poeta griego que formó parte del renacimiento de la lengua griega moderna.

Poema Ítaca de Kavafis

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

No temas a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al colérico Poseidón,

seres tales jamás hallarás en tu camino,

si tu pensar es elevado, si selecta

es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Ni a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al salvaje Poseidón encontrarás,

si no los llevas dentro de tu alma,

si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.

Que muchas sean las mañanas de verano

en que llegues – ¡con qué placer y alegría! –

a puertos nunca vistos antes.

Detente en los emporios de Fenicia

y hazte con hermosas mercancías,

nácar y coral, ámbar y ébano

y toda suerte de perfumes sensuales,

cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.

Ve a muchas ciudades egipcias

a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.

Llegar allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje.

Mejor que dure muchos años

y atracar, viejo ya, en la isla,

enriquecido de cuanto ganaste en el camino

sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.

Sin ella no habrías emprendido el camino.

Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.

Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,

entenderás ya qué significan las Ítacas.

En el decir de Nuccio Ordine, Ítaca no se asocia con un lugar, sino con la riqueza y el misterio de la vida aconteciendo, podrían representar el proceso para alcanzar una meta o para reencontrarnos con algo que se ha perdido, incluso, puede llegar a simbolizar el transitar por la vida de principio a fin, para finalmente volver a preguntarse por los sentidos, las decisiones tomadas y los significados de aquello y aquellos con que se ha construido un vínculo[23].

1.10. El discurso póstumo de Nuccio Ordine para el Princesa de Asturias: a favor de «las causas perdidas»

En mayo de 2023 el profesor Nuccio Ordine recibió la notificación de que en octubre de 2023 sería galardonado con el Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. Inmediatamente, sin saber que no llegaría a recibirlo, hizo un borrador de su discurso de agradecimiento por este premio, el cual fue leído póstumamente el viernes 20 de octubre de 2023[24].

Majestades, Altezas:

En primer lugar, quisiera felicitar a los ilustres galardonados y agradecer sinceramente a los miembros del jurado la generosidad con que me han otorgado este prestigioso premio. Un galardón que para mí es un honor y que me hace especialmente feliz también por una razón afectiva ya que, en la categoría de Comunicación y Humanidades, tres distinguidos maestros de la cultura europea, además de tres grandes amigos míos que a lo largo de los años fueron desempeñando un papel muy importante en mi vida y en mi formación intelectual, ya recibieron este premio: me refiero a Umberto Eco, Emilio Lledó y George Steiner. Tres ilustres eruditos, pero sobre todo tres grandes maestros, queridos por sus alumnos a los que cautivaban no sólo por sus conocimientos, sino también por su enciclopédica curiositas y su auténtica pasión por el saber y la transmisión del conocimiento.

En una época en la que el papel del profesor ya no tiene la dignidad económica y social que tuvo antaño, pensé inmediatamente en dedicar el Premio Princesa de Asturias a esos maestros que, en silencio y lejos del foco mediático, especialmente en los países más pobres del mundo, cambian la vida de sus alumnos. De hecho, cada día, en una lejana choza africana o en una necesitada población iberoamericana o en un colegio situado en la periferia de alguna ciudad de Calabria, se produce un pequeño milagro: gracias a sus maestros, a millones de niños se les brinda la inestimable oportunidad de educarse, de aprender, de adquirir aquellas herramientas necesarias para transformarse en mujeres y hombres libres y dar ese salto cultural y social haciendo nuestra sociedad más humana, más solidaria y más igualitaria.

En abril, al haber sido invitado a la Feria del Libro de Bogotá, tuve la oportunidad de visitar los míticos lugares de la infancia de Gabriel García Márquez: en Aracataca, en Cartagena de Indias, en Barranquilla y en las fincas bananeras de Prado Sevilla redescubrí muchas piezas que ayudaron a componer el rompecabezas de las mágicas Macondo relatadas por Gabo en sus extraordinarias novelas. Allí viví una experiencia humana e intelectual inolvidable: con la ayuda de mis colegas de la Universidad del Magdalena en Santa Marta, visité un pequeño pueblo palafito en la laguna de Ciénaga. A dos horas en barco de tierra firme, muchas familias de pescadores viven en Buenavista. Entre las casas coloridas, suspendidas sobre el agua, se encuentra también la escuela pública.

El encuentro con los niños en esas aulas austeras y soleadas, pero rebosantes de vida, me resultó especialmente conmovedor. Vi en los destellos de sus miradas y en sus sonrisas festivas las esperanzas y los miedos, los sueños y las dificultades de quienes se preparan para afrontar la aventura de la vida. Me trajeron a la memoria mis primeros años en la escuela primaria cuando, en mi pueblo natal, al no haberse construido aún la escuela, unos maestros habían convertido unas habitaciones de sus propias casas en improvisadas aulas.

Desde 1964 hasta 1967, la escuela pública se reducía a una habitación en la vivienda de mi maestra Ofelia Brancati. Aquellos escasos metros cuadrados encerraban casi toda mi vida: mi profesora, mis libros, mi compañero de pupitre y mis compañeros de clase. Fue allí donde, por primera vez, experimenté la alegría de aprender, la pasión de mis primeros amores, el misterio y el carácter indispensable de la amistad. Allí empecé a cultivar mis sueños: a planificar mis primeros viajes físicos e imaginarios y a pensar en una vida más allá de los estrechos confines de mi lugar de nacimiento. Al haber nacido en un pueblo sin librerías ni bibliotecas, en una casa sin libros y de padres que no habían tenido la oportunidad de cursar estudios de secundaria, sin la escuela pública, sin la Universidad pública y sin mis profesores, seguramente no habría llegado a ser lo que soy hoy en día.

La fundación en la década de 1970 de la Universidad de Calabria en una de las regiones más pobres de Italia permitió a miles de jóvenes estudiantes locales acceder a una educación superior de la que nunca habrían podido disfrutar. Por eso, tras décadas de neoliberalismo en las que los continuos recortes en la financiación de escuelas y universidades han hecho peligrar gravemente el papel y el futuro de la educación pública, he dedicado gran parte de mis energías humanas e intelectuales a defender la función esencial de la educación para el futuro de la humanidad. No puede haber ni mérito ni justicia en una sociedad que no brinde a todos una educación digna del nombre de Don Milani, quien, tras dedicar gran parte de su vida a la educación de los niños pobres, escribió que «no hay nada más injusto que hacer partes iguales entre desiguales».

En una sociedad en la que se les dice a nuestros jóvenes que deben estudiar para aprender un oficio y ganar dinero, en una sociedad en la que el desprecio por el saber se alimenta de la peligrosa creencia de que sólo el dinero garantiza la dignidad humana, la función de una enseñanza auténtica adquiere un papel aún más esencial. Desde hace más de veinte años, leo a mis alumnos la famosa carta en la que Albert Camus, pocos días después de haber sido galardonado con el premio Nobel, le da las gracias a su maestro en la escuela municipal de Argel, Louis Germain: sin él, sin la mano tendida del maestro hacia el pobre niño, Camus nunca se habría convertido en el escritor que amamos y admiramos:

Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero me ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continúan siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido.

Un abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus

Los médicos y los profesores no desempeñan una profesión, sino que ejercen una vocación que tiene un valor civil y social extraordinario, ya que su aventura intelectual afecta decididamente a los dos pilares fundamentales en que se sustenta la dignidad humana: el derecho a la salud y el derecho al conocimiento. Pero hay más. Las políticas neoliberales llevadas a cabo durante décadas han promovido unas reformas nefastas que han contribuido a convertir ya escuelas, universidades y hospitales en todo el mundo en corporaciones

y a supeditar cada vez más la investigación científica y la educación a las necesidades del lucro. A estas alturas, a nadie le sorprende que en los hospitales y en las instituciones educativas se considere a los pacientes y a los estudiantes, e incluso se les llame, sin avergonzarse, clientes.

Carl Gustav Jacob Jacobi, uno de los matemáticos más ilustres del siglo XIX, conocido por la brillantez de sus descubrimientos, en una carta enviada el 2 de julio de 1830 al matemático francés Adrien-Marie Legendre reitera que la ciencia sólo puede tener un sentido noble si está libre de toda presión mercantilista y utilitarista: En esta hermosa expresión, «el honor del espíritu humano», podría cifrarse la difícil tarea que incumbe hoy a quienes enseñamos en escuelas y universidades: hacer comprender a nuestros alumnos que uno no estudia para ganar dinero, que uno no investiga con ánimo de lucro, y que la aventura del conocimiento sólo adquiere su más noble función cuando se pone, gratuita y desinteresadamente, exclusivamente al servicio del «honor del espíritu humano».

(«Es cierto que Fourier pensaba que el objeto principal de las matemáticas era la utilidad pública y la explicación de los fenómenos naturales; pero un filósofo como él debería haber sabido que el único objetivo de la ciencia es el honor del espíritu humano»).

Se trata indudablemente de una tarea difícil en una sociedad en la que cada gesto, cada acción, cada palabra se considera sensata sólo si produce beneficios. En una sociedad en la que se considera cada vez más que el tiempo está al servicio de la producción y la ganancia, leer un poema de Rilke, escuchar un concierto de Mozart, admirar un cuadro de Caravaggio significa «perder el tiempo». Dicho de otro modo, dedicarse a actividades «improductivas» significa malgastar los días cultivando conocimientos y placeres «inútiles». Se trata de una lógica perversa que encuentra su máxima expresión en el neoliberalismo voraz, en la ideología de un productivismo exasperado al servicio exclusivo del beneficio. Se trata de una tendencia que está haciendo peligrar el futuro de los saberes humanísticos (literatura, música, filosofía, arte y ciencia básica) y de las instituciones (escuelas, universidades, centros de investigación básica, museos y excavaciones arqueológicas) que fueron creadas ante todo para defender el valor en sí del conocimiento y de la cultura, con independencia de toda lógica mercantil y de lucro.

Aplicar modelos de negocio al mundo de la educación, del patrimonio artístico, de la investigación científica y de la cultura en general entraña un riesgo cada vez más evidente, es decir, convertir en negocio unas actividades que por naturaleza encuentran su vocación más noble en la búsqueda de lo gratuito y lo desinteresado, por tanto, lo que los utilitaristas identifican injustamente con «lo inútil». A lo largo de una década, algunos periodistas y muchos lectores me han ido preguntando cómo se podían defender esos valores tan «a contracorriente» en una sociedad que se mueve de forma vertiginosa en dirección contraria. Una forma educada de señalar mi ingenuidad y mi anacrónico papel de defensor de causas perdidas. Me gustaría responderles con las mismas palabras que Joyce, en su Ulises, pone en boca del profesor Mach Hugh: Siempre fuimos fieles a causas perdidas. El éxito para nosotros es la muerte del intelecto y de la imaginación».

No es posible imaginar un futuro si «el punto más alto de la mentalidad coincide con la expresión ‘el tiempo es oro’». Defender causas perdidas significa defender una visión del mundo noble e ideal que se considera irrealizable. Sin los defensores de causas perdidas, la humanidad no habría alcanzado esos importantes logros que la han hecho más humana. El proyecto político de Nelson Mandela y de Martin Luther King nunca podría haberse hecho realidad si no hubiesen alimentado sus sueños arriesgando sus vidas y su libertad. Así es como dos soñadores fueron capaces de hacer posible lo imposible. Promover una lucha en defensa de los derechos humanos y civiles de los afroamericanos, a ojos de muchos en una sociedad envenenada por el racismo, podría haber parecido una pretensión ilusoria.

Al igual que hoy, la lucha contra la desigualdad en un mundo en el que sólo el 1% de la población acapara el 82% de la riqueza puede parecer ilusoria. Muchos clásicos nos han dejado grandes ejemplos de personajes catalogados como idiotas o locos por el simple hecho de defender ideales y valores considerados inalcanzables. Precisamente las «gloriosas derrotas» del Quijote nos enseñan que a través de la pasión por los ideales podemos dar un sentido noble a nuestra vida.

De la misma manera, Fiódor Mijáilovich Dostoyevski dibujó uno de los personajes más conmovedores de la literatura universal: el idiota, que da título a la famosa novela, encarna en su sencillez humana unos valores que contrastan marcadamente con la sociedad rusa de la época, con una burguesía impregnada de feudalismo. El príncipe Myshkin hubiese querido salvar al mundo con la belleza («La belleza salvará al mundo» [III, 5] es la expresión que le atribuye Rogožin), con su «compasión», con su ética dotada de una fuerte carga utópica. Las humillaciones y las derrotas no le desaniman. Al contrario, al hacer que su «alejamiento» de los valores imperantes sea cada vez más «subversivo», le confieren —al margen de su capacidad para influir concretamente en la realidad— un aura aún más noble y humana a ojos de aquellos —pocos o poquísimos— que saben apreciarlo: «¡Adiós, príncipe! Por primera vez he visto a un hombre» [I, XVI], exclama Nastasya Filíppovna.

Así, cuando pronunciamos la palabra «idiota» podemos señalar, como ocurre en casi todas las circunstancias, a un tonto o, por el contrario, a un «ser especial», capaz de testimoniar a contracorriente con palabras y acciones subversivas, los límites de una sociedad basada en el egoísmo. Dicho de otro modo: sólo cuando «vivimos para los demás», cuando asumimos el dolor y el sufrimiento de la humanidad sacrificando «el [nuestro] yo a los hombres», vivimos auténticamente para nosotros mismos. Son estos mismos sentimientos los que despierta también otro célebre personaje, Pierre Bezukhov en Guerra y Paz de Tolstói, cuyo idealismo, unido a su generosidad, lo hizo pasar por un idiota inepto en los salones aristocráticos de la época.

Por eso en las escuelas y universidades necesitamos a profesores-salmón que, navegando a contracorriente, conviertan las aulas en laboratorios donde se critiquen los falsos valores dominantes en nuestra sociedad. La escuela y la universidad no se crearon para formar soldaditos al servicio de la producción y el consumismo, sino que se crearon sobre todo para combatir el pensamiento único y desarrollar el pensamiento crítico. Las escuelas y las universidades deberían formar a ciudadanos heréticos, capaces de pensar por sí mismos y de rebelarse contra el egoísmo rampante, el racismo y el antisemitismo, contra un capitalismo voraz que hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres y a la clase media y que, en nombre del beneficio, está destruyendo también nuestro planeta.

Tras la hermosa ceremonia de esta tarde y respaldado por el prestigioso Premio Princesa de Asturias, estoy seguro de que entre los lectores iberoamericanos y españoles (gracias también a los esfuerzos de la editorial Acantilado, de Sandra Ollo, y de mi querido amigo y traductor Jordi Bayod), los defensores de las causas perdidas irán aumentando. Y espero que también tengamos nuevos adeptos entre los distinguidos invitados reunidos en este teatro. Tenía razón Oscar Wilde al escribir que «un mapa del mundo que no contenga el país de la Utopía no merece ni siquiera que le echemos un vistazo».

2. Posibles aportes de Nuccio Ordine a la reconstrucción de la PEDAGOGÍA.py

Lo primero es recuperar el concepto de PEDAGOGÍA.py, la cual se define como la reconstrucción colaborativa de conocimientos pedagógicos, con identidad paraguaya, a partir de la sistematización de las experiencias, trayectorias, investigaciones, reflexiones y políticas educativas llevadas adelante en el territorio paraguayo. 

Esta PEDAGOGÍA.py se va perfilando a partir de esa confluencia teórica global-local, es decir, esta es una reconstrucción que deberá seguir siendo desarrollada y cuyo contenido no será agotado aquí, sólo se da un “paso más” con motivo de esta in memoriam a Nuccio Ordine, un gran lector, escritor y militante de la docencia universitaria en el ámbito del humanismo contemporáneo.

En el caso de Ordine, esta PEDAGOGÍA.py tiene que ver con la iniciativa del Ministerio de Educación y Ciencias en torno a la revisión de la Ley Nº 4995/13 De Educación Superior, luego de diez años de su promulgación[25] y en consideración a que, entre otras cosas, se ha duplicación del número de universidades en el país; ha habido un «Segundo marzo paraguayo»[26]; se llevó adelante la gesta del «UNA no te Calles»[27]; se aprobó el “Arancel Cero” en las UNA[28];  además, la sociedad paraguaya pasó por la experiencia de la Pandemia de COVID-19 y, a esto se deben sumar algunos hechos recientes como la incorporación de las redes sociales a la vida cotidiana de los paraguayos, el boom de la IA[29], el resurgimiento de la Guerra Fría[30] y el sábado sangriento en Israel[31]. Eventos que, directa o indirectamente, afectan a la vida de las universidades paraguayas, por lo menos, a las instituciones de Educación Superior que no entran en la categoría de «universidad de garaje»[32].

En este contexto nacional, luego de haber mirado sucintamente el trabajo de Nuccio Ordine y teniendo un concepto básico de PEDAGOGÍA.py, es posible proponer tres hipótesis de trabajo sobre el posible aporte de Ordine a la experiencia pedagógica paraguaya, concretamente, en el ámbito de la Educación Superior.

a. «Mercantilismo» y «universidad de garaje»

Nuccio Ordine tiene una extensa producción en torno a la idea de que la Universidad, en cuanto «universitās magistrōrum et scholārium», “comunidad de profesores y académicos”, no puede ser estructurada como una «expendedora de títulos», donde sólo se va, se paga y se recibe un «cartón» habilitante para acceder a un puesto laboral o político.

Desde inicios del Siglo XXI, la sociedad paraguaya ve con preocupación el aumento incontrolable de universidades privadas que no ofrecen más que las cuatro paredes de un «garaje» como ámbito de formación universitaria.

En esta línea, es interesante recuperar los estudios de Nuccio Ordine sobre el «mercantilismo en la universidad» y contrastarlos con la práctica de sostener políticamente a las «universidades de garaje» en el Paraguay.

b. «Popularización de la universidad» y «vida universitaria»

En la región e, incluso, en el Paraguay, el Estado está creando nuevos campus, filiales y facultades, orientados a «territorios» y «contextos» habitados por sectores de la población pobres, donde las nuevas generaciones serán las primeras en concluir la Educación Media y acceder a una carrera universitaria.

Esta es una política pública necesaria, pero que, según el pensamiento de Nuccio Ordine, no se puede implementar dentro de un esquema de infraestructuras, tecnologías, recursos humanos y planes de estudio «para pobres», es decir, de menor calidad e inversión.

c. «Formación humana integral» y «convivencia democrática»

Estudios regionales y locales muestran un sostenido debilitamiento de la formación cívica de los ciudadanos y las ciudadanas paraguayos, situación que afecta directamente a la calidad de la convivencia democrática, a la sostenibilidad de la separación de poderes en la República y al aseguramiento de las garantías constitucionales.

En este sentido, Nuccio Ordine reivindica la necesidad de una Educación Superior que se ocupe de la formación cívica de los estudiantes, como parte de una acción democrática – académica orientada al afianzamiento de un pensamiento riguroso que esté al servicio del desarrollo integral de los seres humanos y, que contribuya efectivamente al bienestar social de todos y todas, sin excluidos ni marginados.

Considerando la posibilidad de que se revise la Ley Nº 4995/13 De Educación Superior, hay que poner en la agenda del debate, cómo la partidización y cooptación política están limitando la autonomía universitaria, no explícitamente, sino implícitamente.

Toda la reflexión de Ordine sobre el rol de las humanidades, la cultura y el pensamiento crítico en la formación del ethos universitario, pueden ayudar a darle contenido al debate social sobre los desafios de la universidad paraguaya con miras al fortalecimiento de la democracia en el Paraguay.

Entonces…

La PEDAGOGÍA.py se preocupa y ocupa de la formación de los paraguayos y paraguayas, por ejemplo, en el contexto de la Educación Superior, lo cual lleva a que el pensamiento de Nuccio Ordine sea una vía para pensar lo que pasa en el aula paraguaya desde el debate mundial que se está dando en torno a la refundación de una Universidad que, al mismo tiempo, responda a las necesidades de la época, contribuya a pensar en profundidad el tiempo presente y que sea capaz de despertar la creatividad, la ética y el compromiso de cara a la construcción de una realidad paraguaya justa, equitativa e inclusiva.

INVITACIÓN A SEGUIR PENSANDO JUNTOS

Podés sumar tus preguntas y comentarios en la dirección de correo que se comparte a continuación, también, en el mismo E-mail, podés enviar algo de tu producción personal que quieras publicar en este Blog miradaspedagogicasparaguay@gmail.com


[1] Cfr.: Kant, Immanuel (2003). Pedagogía. p. 29. Ed. AKAL

[2] Ordine, Nuccio (2023). La utilidad de lo inútil. Manifiesto. Ed. Acantilado

[3] Ordine, Nuccio (2018). Clásicos para la vida: Una pequeña biblioteca ideal. Ed. Acantilado

[4] Nussbaum, Martha (2010). Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades. Ed. AKAL

[5] Harari, Yuval Noah (2018). 21 lecciones para el Siglo XXI. Capítulo 19 “Educación. El cambio es la única constante. Ed. DEBATE

[6] Cfr.: Tapia, Patricio (Internet 5 noviembre 2018). Nuccio Ordine: “Las universidades deben ser lugares de resistencia a la lógica del utilitarismo. En: Santiago. Ideas, crítica, debate. https://revistasantiago.cl/pensamiento/nuccio-ordine-las-universidades-deben-ser-lugares-de-resistencia-a-la-logica-del-utilitarismo/

[7] Cfr.: Ordine, Nuccio (Internet 17 septiembre 2021). Los estudiantes no son pollos de engorde. https://elpais.com/opinion/2021-09-18/los-estudiantes-no-son-pollos-de-engorde.html

[8] Cfr.: Ordine, Nuccio (Internet 22 enero 2021). Pan para el espíritu. https://elpais.com/opinion/2021-01-22/pan-para-el-espiritu.html

[9] Cfr.: Martí Marco, María Rosario (2012). Wilhelm von Humboldt y la creación del sistema universitario moderno. Ed. Verbum Menor

[10] Cfr.: Luque, Alejandro (Internet 14 mayo 2019). Entrevista. Nuccio Ordine «Internet es una mina de oro solo para la gente que sabe» En: M’Sur https://msur.es/actualidad/nuccio-ordine/

[11] Fernández, Yúbal (Internet 19 enero 2018). La carta que Camus escribió a su profesor de colegio tras ganar el Nobel de Literatura. https://www.xataka.com/magnet/la-carta-que-camus-escribio-a-su-profesor-de-colegio-tras-ganar-el-nobel-de-literatura

[12] Cfr.: Hermoso, Borja (Internet 4 mayo 2023). El filósofo y profesor italiano Nuccio Ordine, premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2023 https://elpais.com/cultura/2023-05-04/el-filosofo-y-profesor-italiano-nuccio-ordine-premio-princesa-de-asturias-de-comunicacion-y-humanidades.html

[13] Cfr.: Ordine, Nuccio (Internet 1 mayo 2020). El lujo de la interacción humana. https://elpais.com/sociedad/2020-05-01/el-lujo-de-la-interaccion-humana.html

[14] Cfr.: Ordine, Nuccio (Internet 3 noviembre 2022). El caballo de Troya, en la Universidad. https://elpais.com/opinion/2022-11-03/el-caballo-de-troya-en-la-universidad.html

[15] Cfr.: Lorenzo, David (Internet 13 abril 2023). Nuestra sociedad desprecia los saberes que no producen beneficio económico. Entrevista a Nuccio Ordine – https://ethic.es/2023/04/entrevista-nuccio-ordine-individualismo/

[16] Cfr.: Sánchez Galera, José María (Internet 5 mayo 2023). Nuccio Ordine: «Enseñar sólo las disciplinas que permiten buscar trabajo es una manera de corromper a los estudiantes» https://www.eldebate.com/cultura/20230505/nuccio-ordine-ensenar-solo-disciplinas-permiten-buscar-trabajo-manera-corromper-estudiantes_112514.html

[17] Cfr.: Rullán, Marta (Internet 4 mayo 2023). Ordine: Enseño en una región pobre y en escuela pública para pagar mi deuda. https://es-us.vida-estilo.yahoo.com/ordine-ense%C3%B1o-regi%C3%B3n-pobre-escuela-134358601.html

[18] Cfr.: Ordine, Nuccio (Internet 4 marzo 2019). La belleza de aprender lentamente. https://aprendemosjuntos.bbva.com/especial/estudio-lo-que-me-gusta-o-lo-que-pueda-darme-un-trabajo-nuccio-ordine/

[19] Cfr.: Ordine, Nuccio (YouTube 4 febrero 2023). ¿Qué escuela y qué universidad para construir un mundo mejor? https://www.youtube.com/watch?v=FOWCJKoclS4

[20] Cfr.: Ordine, Nuccio (YouTube 28 mayo 2019). Antofagasta 2019. Elogio de la duda, contra los “traficantes” de certezas. https://www.youtube.com/watch?v=_5VM8GIhlJs

[21] Cfr.: Ordine, Nuccio (YouTube 19 noviembre 2019). Nuccio Ordine y Manuel Rivas: La Condición Humana Caja Canarias 2017 https://www.youtube.com/watch?v=ItW-ekk_DAU

[22] Xposible (Internet octubre 2020). ¿Cuáles son los desafíos de la universidad en la era digital? https://xposible.com/articulos/cuales-son-los-desafios-de-la-universidad-en-la-era-digital/

[23] Cfr.: Dávila, Jorge (Internet 2 noviembre 2017). Nuccio Ordine: “La Ítaca de los alumnos universitarios de hoy se reduce a un título» https://latunicadeneso.wordpress.com/2017/11/02/nuccio-ordine-la-itaca-de-los-alumnos-universitarios-de-hoy-se-reduce-a-un-titulo/

[24] Ordine, Nuccio (Internet 20 octubre 2023). El discurso póstumo de Nuccio Ordine para el Princesa de Asturias: a favor de «las causas perdidas» https://www.elespanol.com/el-cultural/letras/20231020/discurso-postumo-nuccio-ordine-princesa-asturias-favor-causas-perdidas/803419985_0.html

[25] Cfr.: González, Pedro (YouTube 15 octubre 2023). Opinión como invitado en el programa Visión País, franja de video 50’ 15’’ – 50’ 50’’ https://www.youtube.com/watch?v=7ORL8V503O4&t=785s

[26] BBC News Mundo (Internet 1 abril 2017). Un muerto y el Congreso de Paraguay incendiado en disturbios por avance de polémico proyecto para la reelección presidencial https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39462390

[27] Diario Última Hora (Internet 16 septiembre 2015). Bajo el lema “UNA no te calles” convocan a manifestación este jueves. https://www.ultimahora.com/bajo-el-lema-una-no-te-calles-convocan-manifestacion-este-jueves-n931060

[28] Ley 6628/20 De Arancel Cero https://drive.google.com/file/d/1tesnVuAsfPJVuiOF16g2xWka4-GbQe8D/view

[29] Arana, Juan (Internet 3 junio 2023). El boom de la inteligencia artificial https://www.eldebate.com/cultura/20230603/boom-inteligencia-artificial_118905.html

[30] Cfr.: Paredes, Norberto (Internet 23 mayo 2023). Estamos condenados a esta nueva Guerra Fría que será larga y muy tensa por la interdependencia que hay entre China, Rusia, EE.UU. y Europa https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-65614576

[31] El Gran Continent (Internet 7 octubre 2023). Ataque de Hamás en Israel: 7 puntos, 2 mapas y un testimonio desde Tel Aviv https://legrandcontinent.eu/es/2023/10/07/ataque-de-hamas-en-israel-7-puntos-2-mapas-y-un-testimonio-desde-tel-aviv/

[32] Cfr.: Villa, Edwin (2017). Universidades de garaje: “las mercaderes de la educación”. En: Diario Oriente, 17 noviembre 2017, https://diarioriente.com/opinion/universidades-garaje-las-mercaderes-la-educacion.html

El nuevo asesor científico de la Presidencia de la República hace sus primeras declaraciones y se abre otro frente de polémica confesional religiosa (Educación Laica – ARTICULO 2/10)
18 de noviembre de 2023
Construir memoria PEDAGÓGICA.py desde experiencias campesinas (PARTE 2/7)
5 de octubre de 2023
Conversaciones sobre educación laica: Ser laico, secular o seglar en la perspectiva teórica de Harari (Educación Laica – ARTICULO 1/10)
9 de noviembre de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *