Los términos «DERECHOS» e «INTERNACIONAL», las nuevas malas palabras del Paraguay postpandemia

La ironía es un formato extraordinario para acercarse a la realidad y, en el caso paraguayo, lo es más, ya que se le puede sumar la riqueza de la lengua y el imaginario social guaraní. Desde esta perspectiva, aquí, se trabaja una aproximación a lo que significaría ser coherentes, como sociedad, con un modelo de “Paraguay Ultranacionalista y Anti-Internacionalista”.

Redactado por @MiradasPedagogicas.py540_201 | 3-noviembre-2023

Conceptos Claves: Aislacionismo – Conservadurismo – Derechos – Nacionalismo – Paraguay

Los términos “Derechos” e “Internacional” se han vuelto malas palabras para la cultura conservadora actual, la que se corresponde con ciertos segmentos de nuestra sociedad, sin poder precisar si estos sectores son mayoría o no, lo que sí queda claro, en este año 2023, es que estos grupos manejan las redes sociales e influyen electoral y mediáticamente en ciertos actores parlamentarios. Manejo comunicacional y político que instaló, en el imaginario social de postpandemia, el relato de un Paraguay donde, como ya se dije, DERECHOS e INTERNACIONAL son las nuevas malas palabras.

En esta línea, cabe decir que, entre la caída de la dictadura, y la actual eclosión de los nuevos liderazgos de ultraderecha, se produjo un intermedio enrarecido que denominamos “proceso de transición a la democracia”, el cual terminó en un opa rei, como el tradicional vaka piru ñorairo. Las elecciones de abril último parecen manifestar que la mayoría ciudadana no quiere un cambio, o que no cree en la posibilidad de un cambio democrático.

Es desesperanzador pensar que nuestro pueblo prefiere un régimen autoritario, como devela el estudio de Latinobarómetro, y que la “transición a la democracia” haya sido sólo un espejismo de ciertas élites que forzaron (o nos forzaron) a una modernización jurídico-institucional del Estado Social de Derecho, sin acompañamiento, ni adhesión, ni entusiasmo de las mayorías sociales.

De todo lo que paso recientemente, lo más revelador fue el éxito que logró el grupo denominado “profamilia”, que instaló el terror a lo “internacional” y sus demoniacos aliados, y una suerte de discurso nacionalista fundado en la “defensa de la cultura y los valores propios” frente al enemigo internacional que pretende pervertir sexualmente a nuestros niños y niñas: la “ideología de género”.

Esta situación me mueve a una reflexión: ¿cómo sería un Paraguay fuera de un mundo que transciende fronteras y es “internacional”?

Coherente con el discurso aislacionista y anti-internacionalismo, me imagino que la primera medida sería la de requisar los más de 7 millones de teléfonos celulares que hay en el país, ya que constituyen medios satánicos de información y contacto internacional. Nada de Facebook, Instagram, Netflix (ni siquiera ya es Twitter), WhatsApp, Telegram, o cualquier medio de infiltración ideológica. Por supuesto, habría que reinstalar los teléfonos de línea baja masivamente, que son moralmente neutros. Deberíamos expulsar a Netflix, Amazon, HBO, Prime, Disney Plus y todo tipo de plataforma digital, inherentemente sospechosas por ser internacionales. Adiós a la fibra óptica, antenas digitales, y todo tipo de señal que venga de afuera. Televisión: sólo películas y programas nacionales. Sería conveniente relanzar medios donde predomine el acervo nacional, como “La Voz del Coloradismo” y el “Diario Patria”, esto promoverá una sana autocensura de la prensa en relación a los hechos internacionales. Después de todo, que nos importa el calentamiento global y otros inventos. Empezamos entonces por estas medidas, pero hay que tomar medidas más profundas.

Debemos volver al caballo y a la carreta. Burros, de los que se montan, ya no quedan. Ningún vehículo extranjero debería circular por el país. Junto con los Mercedes, BMW, y otras marcas propias de las élites empresariales, deberíamos liquidar todos los chilere, todas las motos de todas las marcas, principalmente las chinas, que son las más sospechosas por venir de un país comunista. Sería una gran ocasión para liquidar definitivamente todo el contrabando de quesos, carne, vinos, detergentes y jabones argentinos. Reprimir el contrabando de combustible no será necesario, porque ya no habrá más autos que usen nafta.

Con la salud será más sencillo. Nuestra prolífica producción de yuyos sustituirá la producción farmacéutica, y cobrará nuevo auge la producción nacional de alimentos. Ningún pollo brasileño osará traspasar nuestras fronteras, y florecerá de nuevo la caña paraguaya frente a los Jhonny Walker, Old Parr o Chivas Regal. A despedirse también de las Miller, Stella Artois, Corona, Budweiser, etc. Pilsen-i o nada. Y papel higiénico nacional o marlo de choclo.

Olvídense de la ropa china, de los championes Nike, Adidas o New Balance, de los cigarrillos Kent, Malboro, etc. Probablemente aumente el consumo de Eight, Palermo y Rodeo, y hasta disminuya el contrabando internacional de cigarrillos paraguayos. Otro punto a favor.

Nuestras vacas se entregarán generosamente al consumo nacional, ya que habrá terminado la exportación carne al odioso mercado internacional. El agronegocio tendrá que trasladarse a algún otro territorio de la República Unida de la Soja, y hasta es probable que las tierras, ya un poco maltrechas, sean devueltas a los genuinos agricultores paraguayos. Se acabarán las tierras mal habidas porque dejarán de ser un negocio, y hasta es posible que no sepamos qué hacer con tanta tierra disponible. Y los argentinos se quedarán con el clavo de su peaje de la hidrovía, porque ningún paraguayo/a consciente enviará una sola semilla en barcazas. Cargill dejará de contaminar el río, y todos los puertos privados serán reconvertidos en balnearios nacionales.

En cuanto a Itaipú y Yacyreta, probablemente utilizaremos el método de Trump: un muro que divida la parte paraguaya de la parte extranjera. Ni un solo kilovatio que no sea exclusivamente nuestro encenderá nuestros focos. Eso sí, tenemos que ver cómo fabricar más focos, porque la mayoría es importada, y cerraremos nuestras fronteras al comercio exterior.

Otra cosa, muy importante, que se olviden en Ciudad del Este de armar computadoras con tecnología china. La consigna es volver al cuaderno y al lápiz. Está en las posibilidades de nuestra industria nacional, y recuperaremos una alfabetización genuina, ya que se acabará esa jerigonza, toda cortada, que se escribe en el WhatsApp. Adiós a las agencias de viajes y a las compras por internet. Nadie más se sentirá ofendido porque se le quite la visa americana. Después de todo, en un país re-nacionalista nadie querría salir siquiera al exterior.

Los bancos extranjeros se irán en fila, detrás de Tigo, Personal y Claro. Las universidades extranjeras también. La verdad, si sabemos leer y escribir, para qué querríamos universidades, que son las mayores contrabandistas de ideología foránea. Adiós a colegios americanos, alemanes, franceses, italianos, japoneses, menonitas, etc. Adaptaremos la educación al nacionalismo más férreo, al estilo Guión Rojo y, por supuesto, que cambiaremos todos los nombres extranjeros de las calles, para las cuales buscaremos más nombres militares, que seguro sobran.

Un gran trabajo que tendremos y que nos costará un toco, será que los narcos se solidaricen con nuestro noble proyecto aislacionista, más aún cuando ya invirtieron enormes sumas para montar sus laboratorios y sus pistas aéreas en nuestro territorio. No será un gran problema, aunque ellos son un poco internacionalistas, pero hay que reconocerles una gran capacidad de convencimiento y que la muchachada suele saber cómo trabajar con ellos.

Por último, y por fin, podremos tirar a la basura todos los tratados y convenios internacionales, incluyendo el polémico acuerdo con la Unión Europea, y podremos invitar a las legaciones extranjeras a dejar sus respectivas embajadas, las que podríamos convertir en guarderías para niños/as en situación de calle, o en parrilladas populares, porque la carne va a sobrar. Las líneas aéreas sólo se usarán para paseos internos. Eso sí, nada de ir a las Cataratas.

Ah… ¿Qué pasa con el tema de los Derechos? Pues, eso es más simple, no es un tema por el cual preocuparnos ni ocuparnos, porque vamos a estar mejor, “entre nosotros”, en nuestra patria con nuestras familias y conocidos, sin injerencias foráneas de aquellos que nos quieren imponer que perdamos tiempo en discutir cosas tipo que el Estado es garante Derechos. ¿Para qué? si ya estamos comenzando a estar mejor, sin necesidad de ir más allá de Calle Última.

Sin ironía, una bibliografía recomendada

Acuña, Jazmín et al. (2023). Ruido. El régimen de la desinformación en las elecciones 2023 de Paraguay. Ed. La Precisa

https://elsurti.com/wp-content/uploads/2023/08/RUIDO-LaPrecisa-Infocracia-1.pdf

Carneri, Santi (Internet 15 agosto 2023). El conservador Santiago Peña asume como nuevo presidente de Paraguay. Diario El País Internacional.

https://elpais.com/internacional/2023-08-15/el-conservador-santiago-pena-asume-como-nuevo-presidente-de-paraguay.html

Latinobarómetro (2023). Informe Latinobarómetro 2023: La recesión democrática de América Latina. Ed. Corporación Latinobarómetro

https://www.latinobarometro.org/lat.jsp

Lissardy, Gerardo (Internet 30 abril 2023). Elecciones en Paraguay: el partido político de América Latina que solo ha perdido una elección presidencial en 76 años. BBC News Mundo.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-65319864

Martín Álvarez, Alberto; Pirker, Kristina (2022). La revitalización de las derechas autoritarias. Europa, Estados Unidos, América Latina. En: Revista CIDOB d’Afers Internacionals, Nº 132, diciembre 2022, pp. 7 – 23

https://www.cidob.org/articulos/revista_cidob_d_afers_internacionals/132

Meneses, Daniela (2019). Con Mis Hijos No Te Metas: un estudio de discurso y poder en un grupo de Facebook peruano opuesto a la “ideología de género”. En: Revista Anthropologica, año 37, Nº 42, pp. 129-154

https://revistas.pucp.edu.pe/index.php/anthropologica/article/view/21041/20710

Sanahuja, José Antonio (2019): Crisis de la globalización, el regionalismo y el orden liberal: el ascenso mundial del nacionalismo y la extrema derecha. En: Revista Uruguaya de Ciencia Política, Vol. 28, Nº 1, pp. 59 – 94

http://www.scielo.edu.uy/pdf/rucp/v28n1/1688-499X-rucp-28-01-59.pdf

Semán, Pablo (2019). ¿Quiénes son? ¿Por qué crecen? ¿En qué creen? Pentecostalismo y política en América Latina. En: Nueva Sociedad, Nº 280, pp. 27 – 46

https://nuso.org/articulo/quienes-son-por-que-crecen-en-que-creen/

SREDECC (2010). Informe Nacional de Resultados. Paraguay Estudio Internacional de Educación Cívica y Ciudadana ICCS 2009. Ed. MEC

https://www.mec.gov.py/cms_v2/adjuntos/5541

Velázquez Seiferheld, David (2020). Educación, memoria y autoritarismo. Historia y memoria del Stronismo en la educación paraguaya (1989–2019). En: Nuevo Mundo Mundos Nuevos, en línea, Débats, 24 febrero 2020.

https://journals.openedition.org/nuevomundo/79615#citedby

INVITACIÓN A SEGUIR PENSANDO JUNTOS

Podés sumar tus preguntas y comentarios en la dirección de correo que se comparte a continuación, también, en el mismo E-mail, podés enviar algo de tu producción personal que quieras publicar en este Blog miradaspedagogicasparaguay@gmail.com

20 GRANDES TITULARES para un posible debate social sobre la Educación Superior en el Paraguay
9 de octubre de 2023
¡ALERTA! sobre el uso indiscriminado de la FALACIA en el discurso gubernamental (PARTE 2/3)
1 de noviembre de 2023
¡ALERTA! sobre el uso indiscriminado de la FALACIA en el discurso gubernamental (PARTE 1/3)
1 de noviembre de 2023
3 Comments
  • Reply
    Héctor
    11 de octubre de 2023 at 6:15 pm

    Creo que aquí se expone con humor una triste realidad de nuestro país, donde hay grupos de personas que nos quieren aislar del mundo, como en las horas más oscuras previas a 1989 y mi pregunta es ¿qué ganan ellos? Y ¿quiénes son realmente ELLOS?. Pienso nomas, en un mundo conectado por internet y las redes sociales ¿la solución es ser anti… no será más interesante hacer como en los países nórdicos? donde vive un hijo mío, ahí los niños tienen una clase para poder ver críticamente los tik tok y facebook distinguiendo cuándo te quieren lavar de la cabeza de algo que sólo es para divertirse Yo dudo que encerrándonos gua’u vamos a ser un mejor país, además ¿a quién esta gente quiere encerrar? ¿qué valores están ñembo defendiendo?

    • Reply
      Miguel Ángel
      11 de octubre de 2023 at 8:25 pm

      Efectivamente, creo que es así. No hay marcha atrás en la historia, por más miedo, frustración e incertidumbre que nos genere esta sociedad globalizada. Los neoconservadurismos nacionalistas, acompañados de creencias religiosas fundamentalistas, son sólo una ficción de respuesta. Por supuesto que la globalización trae desafíos profundos para los cuales tenemos escasas respuestas: la inteligencia artificial, la biotecnología, el calentamiento global, etc. El pasado no tiene respuestas para eso. Habría que buscar para adelante, respuestas globales a problemas globales. Qué otra opción nos queda…

      • Reply
        @MiradasPedagogicas.py-470_606
        12 de octubre de 2023 at 10:27 am

        Héctor y Miguel Ángel, muchas gracias por sus comentarios a nuestro artículo, el cual expresa una línea temática que queremos poner en debate, ya que, por una parte, reconocemos el valor de construir una PEDAGOGIA.py con identidad paraguaya y, por otra parte, no se puede pensar en esa PEDAGOGÍA.py encerrada en si misma. Encontrar ese punto de equilibrio, es uno de los desafios que tiene hoy la educación paraguaya, los invitamos a seguir pensando juntos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *